Ya iniciada la investigación del ataque al Metro de Santiago, la fiscalía metropolitana ha podido inferir una serie de controvertidas afirmaciones preliminares: 1. Fue una acción concertada, coordinada y simultánea, lo cual habla de que hubo un grupo organizado detrás. 2. Hay imágenes de un mismo individuo que participó en varios de los incendios y el tipo de combustible o acelerante usado fue el mismo considerando el nivel de daño de muchas de las estaciones. 3. Los lugares donde se inició el incendio en varias de las estaciones era donde están instalados los sistemas de electricidad. Lugares protegidos y no de libre alcance para todos los que transitan y que al ser incendiados aceleraron la quema de las estaciones.

Dada las consecuencias de la quema de las estaciones podemos reducir a 3 grupos, los posibles sospechosos del ataque: 1. La PDI ya investiga a un grupo anárquico que hizo amenazas contra el metro hace dos semanas por internet y a algunos parlamentarios. 2. Algunos sectores sociales y políticos creen que el gobierno actual busco una justificación para sacar las fuerzas armadas a la calle y así mantener un mayor control sobre el país y ciertos poderes políticos. 3. El Foro de Sao Paulo y el Gobierno de Maduro a través de infiltrados que llevan tiempo en el país. La ONU acusó a Maduro de  buscar la desestabilización del gobierno chileno y de tratar de instaurar un movimiento Bolivariano en toda la región.