Aunque se trata de un color que está de moda, a muchas mujeres les complica usarlo. Y en honor a la verdad no es el color que mejor nos queda o que le entregue más luz al rostro.

Tiene un riesgo muy alto de neutralizarnos, darnos opacidad, y acentuar ojeras. Por eso, hay que probarlo con luz natural y observar bien cómo reacciona nuestra rostro ante el color.

En cuanto a su combinación, puedes lucirlo con una prenda de color azul oscuro, marrón o gris. Pero si no te atreves o no te convence del todo, puedes intentar con una chaqueta o blazer mostaza, el que quedará perfecto con jeans o un pantalón oscuro.

Por último, puedes jugar con un cinturón amarillo, y aros en la tonalidad. O bien buscar accesorios, si deseas darle un aire vibrante a tu vestuario.

¡Un abrazo!