Un amigo, Claudio Liberona, me envió una fotografía con la presencia al parecer, de una larva astral. La fotografía se le sacó al perro de la casa, donde detrás podemos ver un peluche de un cocodrilo que parece tener adherido sobre el una especie de ácaro gigante, que claramente no estaba en forma física cuando se tomó la fotografía. La casa pertenece a la abuela de la novia de Claudio y ellos cuentan que normalmente se siente la presencia de personas afuera de la casa, personas caminando en el sitio, pero cuando salen a ver, no hay nadie. El sitio queda en la localidad de la Trilla, en Paine, y los lugareños aseguran que en ese sector fueron enterrados detenidos desaparecidos en la dictadura.