Al parecer cada vez debemos ponernos más en estado de reverencia y aprendizaje que nos permita llegar al poder tener gratitud. Mucha atención con esta reflexión de Pilar Sordo.