El investigador de la NASA, Bruce Jakosky, advirtió que hay evidencia que el campo magnético de la Tierra se está debilitando y que pronto veríamos una inversión completa de los polos magnéticos. Cuando ocurra el cambio polar, la Tierra no tendrá campo magnético durante unos 200 años, lo que tendría graves consecuencias para la vida, porque el campo magnético actúa como un escudo que evita que la radiación solar peligrosa pase a la atmósfera y esto conduciría a un aumento en la incidencia de cánceres de piel y a la interrupción de las comunicaciones. También hay investigaciones que barajan la posibilidad de que un giro en los polos magnéticos provocaría terremotos, tsunamis y cambios catastróficos en el clima global.