La Ancestrología nos ayuda a resolver grandes interrogantes de nuestras vidas, que muchas veces se dan por patrones aprendidos desde nuestros ancestros, en donde la energía va traspasando de generación en generación.

Desde tiempos remotos, las distintas culturas han dado importancia a sus orígenes y ancestros,
tanto así, que la medicina china y africana, contemplan la enfermedad dentro del contexto familiar genealógico.

Nuestro árbol de vida y su estudio, es esencial para conocer y comprender nuestra propia historia. Saber quién era quién, sus nombres, sus fechas de nacimiento y muerte, sus gustos, profesiones, enfermedades, historias, penas y alegrías, nos ayudarán a hacernos conscientes de lo que sucedió y así no tendremos que repetir historias, y esto es parte de honrar a los nuestros, sin juzgar, sólo sanando.

La sabiduría que implica la ancestrología, tiene el objetivo de sanar, reconectar y reconciliar a las personas con su legado histórico, desde la aceptación y con amor, desatando así nudos que
aparecen en nuestra vida y no nos permiten fluir libremente.

El respeto a la vida se origina en el respeto a los ancestros, por lo que el concepto de ancestrología está enfocado en acomodar la historia en el corazón, tomando a nuestros muertos para sanarnos, pues somos frutos de nuestros antepasados, y ellos se reflejan en nosotros, entregándonos la información que necesitamos para vivir en equilibrio y armonía.

Así, en la medida que reconocemos a nuestros ancestros, vamos descubriendo también aquello
negativo que heredamos inconscientemente, y vamos reparando y sanando los lazos de amor que fueron interrumpidos, desarrollando una mejor versión de sí mismos, atrayendo bienestar y armonía.

Las lealtades familiares nos dan a conocer que lo que una generación dejó de resolver, la otra
inconscientemente tratará de resolverlo, cargando así con realidades que no son de su
responsabilidad, creando cadenas a veces muy difíciles de romper, pero en la medida que
integramos a nuestros ancestros en nuestras vidas, en el hoy y desde la acción, ellos nos ayudarán a alcanzar nuestras metas, con fuerza y energía, pues nos regalan sus dones y protección en este camino del amor y la aceptación.