A continuación te dejo 7 consejos extraídos del Feng Shui, un arte milenario chino destinado a armonizar las fuerzas energéticas que nos rodean. Cuando armonizamos las fuerzas de la Tierra con las del Cielo y la energía particular de cada persona atraemos más fácilmente la prosperidad y el bienestar. Este “arte de la ubicación”, basado en la armonización del chi o energía, surge como consecuencia del profundo respeto de los chinos por la naturaleza. De hecho, el paisaje terrestre está constantemente modelándose por la acción del viento y el agua. El feng shui trata de entender la conexión mágica que existe entre el ser humano y las energías que lo rodean, en base a tres principios básicos: todo está vivo; todo está relacionado y todo cambia.

1. Si te estás cambiando a una casa nueva no la llenes inmediatamente de muebles y cosas. Ve tomando contacto poco a poco. Si te cambias a una casa usada, haz una limpieza a fondo, tanto en un sentido físico como en el plano etérico, con sándalos, aceites o aromas que te hagan sentir bien.

2. La entrada del hogar debe ser acogedora, con uno o varios objetos que resalten y te hagan sentir bienvenido.

3. Procura que toda la casa esté bien iluminada y ventilada. Si tienes zonas oscuras, puedes iluminarlas con velas o con espejos.

4. Mejor que no haya grandes muebles que corten el paso y que bloqueen el chi o la energía.

5. Elimina las aristas, los bordes peligrosos o las cosas puntiagudas. También las puedes suavizar colocando plantas cerca de esos puntos conflictivos.

6. Evita las corrientes de aire y colocarte directamente enfrentado a las puertas.

7. Para potenciar el amor y las relaciones sexuales usa pares de objetos, por ejemplo, dos cisnes decorativos, dos mesitas de noche, un cuadro con una pareja…