Hoy podemos ver péndulos en diferentes ferias artesanales y tiendas especializadas en esoterismo, pero ¿se sabe verdaderamente qué es y para qué sirve?, aquí algunos tips.

Si bien, físicamente es un peso en la punta de un hilo resistente y flexible, podríamos definirlo como un instrumento que sirve de conexión entre el consciente e inconsciente, que tiene distintas aplicaciones, entre las cuales están la magia, con la cual se desarrollará personalmente habilidad y confianza. Particularmente propicio para aquellos que poseen gran concentración, persistencia y magnetismo.

Algunos lo utilizan como fuente adivinatoria, en donde se le consulta al péndulo con respuestas de si o no, en donde si la respuesta es afirmativa, se moverá en el sentido de las agujas del reloj, y en caso contrario, puede girar en el otro sentido, y cuando no tiene respuesta precisa, puede oscilar.

Distintos tipos de péndulos

Los primeros consistían en una simple llave suspendida en un hilo, que se movía en círculos y a la cual se le hacían preguntas, luego fueron siendo reemplazadas por sortijas o bolas de plomo, para posteriormente adquirir formas más refinadas tales como ébano y marfil en forma de pera, aunque hoy hay muchos sanadores que prefieren el cuarzo, a pesar que debe limpiarse continuamente debido a la facilidad con que se “cargan” energéticamente. Lo importante es que uno debe generar una relación con el péndulo y sentir que existe comunicación a través de él. Para limpiarlo, basta  con sumergirlo en sal marina evitando que cualquier persona que no sea usted lo toque.

Formas de uso

–          Ojalá una habitación silenciosa y privada que no tenga aparatos electrónicos

–          Evitar cruzar piernas o brazos durante la sesión