Cuando se habla de educación de calidad, creo que es fundamental incorporar el tema de las emociones. Poder extraer de lo educativo sólo aspectos cognitivos; como saber idiomas y manejar las matemáticas o lo que fuere, sin considerar las emociones, me parece una educación seca, que no sirve.

Además, a nivel empresarial se está demostrando que no resulta, porque se despide a la gente por no tener habilidades mal llamadas blandas o emocionales, sin embargo tienen habilidades técnicas. Entonces, creo que hay algo ahí que no está funcionando. Te invito a reflexionar sobre esto.

¡Un abrazo!