Relato erótico de Betsy Camino: Antes del show

430

Hubo una época de mi vida en que trabajaba tanto que no tenía tiempo para mi pareja. Pasaba casi todo el fin de semana fuera de casa y solía movilizarme de una región a otra en un mismo día.

Con este ritmo de trabajo era poco el tiempo que tenía para compartir con mi pareja,
que, por su parte, trabajaba de lunes a viernes. Pero de todas formas hacíamos un
esfuerzo para estar juntos y disfrutar.

Un día, mientras esperaba en el camarín antes de comenzar el show, sonó la puerta. Pensé que era alguien de la producción, pero cuando abrí me llevé la sorpresa de mi vida. Era él, que no aguantó más y partió a visitarme sin avisar para acompañarme ese fin de semana.

Hice mi show, las luces se apagaron y aprovechamos la oscuridad del camarín para
juguetear un rato. Llevábamos una semana y media sin vernos. Por miedo a quedarnos encerrados salimos, pero continuamos nuestro juego en el auto que arrendó para poder trasladarnos. No pudimos llegar al hotel de regreso antes
“de”. Entre caricia y caricia, descubrimos que el pick- up de la camioneta era muy
cómodo y el ruido de los grillos en la noche hacía más espectacular la experiencia.