Quien no ha visto alguna vez el gato de la fortuna en alguna casa, local o restorán asiático. Esta figura tiene una gran historia y Salfa en su viaje a Japón conoció a fondo un poco más de él.