Marc Abell, de Vail, Colorado, estaba grabando el momento en que un avión dejaba una estela química tras de sí, cuando de pronto divisó y grabó un ovni. Para Abell, reconocido por registrar estelas químicas a modo de denuncia, los cambios de color y forma en la estela eran evidencias de que el avión estaba rociando algo en lugar del vapor de agua y el escape de los motores habituales. Sin embargo, en un momento dado se puede apreciar con toda claridad un misterioso objeto blanco que aparece repentinamente cerca de la estela. El investigador decide dejar de seguir el avión y siguió al ovni. En el video el ovni se mueve debajo del chemtrail, pareciendo ser mucho más pequeño que el avión. Son muchos los registros que demostrarían una posible relación entre los ovnis y los chemtrails. Parece que estos inusuales objetos voladores se sienten atraídos por algunas estelas químicas o estarían realizando algún tipo de actividad dentro de ellas.